El grito latinoamericano de paz y unidad contra la injerencia imperialista se escuchó en #Ginebra.

 Ginebra,

24 de feberero de 2019

Una gran demostración de respaldo a la Revolución Bolivariana, al Referendo Constitucional cubano, a los procesos revolucionarios en América Latina, contra la demonización y persecución política de los líderes de izquierda, contra la intervención de los Estados Unidos en la región y por la reafirmación de la Proclama de América Latina y el Caribe como  Zona de Paz, tuvo lugar en la Plaza de Naciones, donde se encuentra emplazada la escultura de La Silla Rota, monumento símbolo de la paz mundial.

Un simbólico cajón antiimperialista sirvió para que representantes de decenas de organizaciones de solidaridad, Organizaciones No gubernamentales, embajadores, representantes permanentes ante las Naciones Unidas  y ciudadanos expresaran firmes su indignación,  y denunciaran la amenaza de intervención militar de los  Estados Unidos en Venezuela bajo el pretexto de ayuda humanitaria, con el  fin de apropiarse de una de las reservas de hidrocarburos más importantes del mundo.

A nombre de los países del ALBA, el embajador cubano Pedro Luis Pedroso Cuesta, leyó una declaración en la que expresaba: “al imperio del norte lo acompañan hoy un grupo de advenedizos impresentables, fascistoides, oligarcas, traidores de sus pueblos, hijos desarraigados y lamebotas, mercenarios y gobiernos cómplices de la malicia imperialista que pretende traer una vez más guerra y opresión a nuestros pueblos.

“Por eso nos reunimos hoy, para exigir que se respete la Carta de Naciones Unidas, el Derecho Internacional y la Declaración de 2014 de la CELAC, que proclamó a América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Detengamos una inminente agresión militar contra el hermano pueblo de Venezuela; exijamos el fin de la injerencia y la guerra sucia contra Nicaragua y Bolivia. Basta de asesinar, encarcelar y perseguir a los luchadores por la independencia, la paz y el desarrollo social y sostenible de Nuestra América; esa Patria Grande que será siempre libre e insumisa, por la voluntad inquebrantable y autodeterminación de sus pueblos”, concluyó.

Al acto que fue una contundente demostración de unidad latinoamericana, de solidaridad, de clamor por la Paz y por la dignidad humana, no solo en la región sino en el mundo, también asistieron el embajador cubano en Suiza, Manuel Aguilera de la Paz y una funcionaria de esa sede.

Misión Permanente de Cuba en Ginebra

Texto completo de la Declaración de países del ALBA

Estimados amigos y organizaciones de la sociedad civil que han convocado a este Acto de reafirmación de la condición de América Latina como Zona de Paz, tengo el honor de hablarle en nombre de los países del ALBA.

Hoy Nuestra América está bajo el asedio imperialista. De ese imperialismo despiadado que nos mira con desprecio y nos considera su patio trasero. Del imperialismo norteamericano que siempre ha procurado la división, para hacernos más débiles. Y es que como dijese el Libertador Simón Bolívar: «Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria, en nombre de la libertad.»

A ellos debemos responderles con la unidad latinoamericana y la solidaridad de los hermanos y hermanas que nos acompañan desde siempre; con el clamor y las buenas voluntades de todos los amantes de la paz y la dignidad humana.

Al imperio del norte lo acompañan hoy un grupo de advenedizos impresentables, fascistoides, oligarcas, traidores de sus pueblos, hijos desarraigados y lamebotas, mercenarios y gobiernos cómplices de la malicia imperialista que pretende traer una vez más guerra y opresión a nuestros pueblos.

Por eso nos reunimos hoy, para exigir que se respete la Carta de Naciones Unidas, el Derecho Internacional y la Declaración de 2014 de la CELAC, que proclamó a América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Detengamos una inminente agresión militar contra el hermano pueblo de Venezuela; exijamos el fin de la injerencia y la guerra sucia contra Nicaragua y Bolivia. Basta de asesinar, encarcelar y perseguir a los luchadores por la independencia, la paz y el desarrollo social y sostenible de Nuestra América; esa Patria Grande que será siempre libre e insumisa, por la voluntad inquebrantable y autodeterminación de sus pueblos.

A las afirmaciones de Trump sobre el socialismo, le responderemos mañana los cubanos en un referéndum constitucional que no sólo es continuidad de la Revolución cubana, sino reafirmación de que vamos por más y mejor socialismo.

  Que no olviden nunca los agresores y sus lacayos, lo que dijera José Martí, que «en el mundo ha de haber cierta cantidad de luz, como ha de haber cierta cantidad de decoro. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres.»

  A las agresiones e injerencias imperialistas, le respondemos hoy con el optimismo del Che Guevara, con su convencimiento absoluto de esta Nuestra América se ha levantado sobre sus propios pies, y marcha segura: ¡Hasta la Victoria Siempre!

Que no se equivoquen los Estados Unidos. Si osan agredir a la hermana República Bolivariana de Venezuela tendrán un nuevo Viet Nam, un nuevo Girón.

Muchas gracias.

(Misión Permanente de Cuba en Ginebra)

cubarte@cubarte.ch

© Ginebra, Suiza.